MORALES MENDEZ CARLOS BRIAN

REDUCCIÓN, REUSO Y RECICLAJE

Los estilos de vida modernos nos han llevado a adoptar patrones de consumo que afectan el ambiente. La selección de artículos desechables por parte de los consumidores y el exceso de empaques por parte de los fabricantes son prácticas muy comunes en nuestro diario vivir, que tienen un impacto negativo en el ambiente. Al aumentar la cantidad de residuos sólidos que llega a los sistemas de relleno sanitario todos los días se aumentan los costos de disposición, algo que directa o indirectamente se refleja en el bolsillo del consumidor.

 

La reducción en la fuente y el reusó, son prácticas que previenen o evitan la generación de residuos sólidos. La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) define la reducción en la fuente como las actividades de diseño, fabricación, compra o uso de materiales para reducir la cantidad de residuos sólidos que se generan. Esta práctica permite conservar recursos a la vez que reduce la contaminación y los costos de disposición y manejo de los residuos sólidos. 

 

Algunas prácticas que reducen los residuos o ayudan en el manejo adecuado de estos son las siguientes:

Reducir la cantidad de empaque innecesario:

• Seleccionar productos que contengan menos empaque.
• Considerar la compra de tamaños grandes en los productos del hogar de uso frecuente. Estos tienen menos empaque por unidad de producto.
• Evaluar la posibilidad de utilizar productos concentrados.

Considerar los productos de uso repetido:

• Utilizar tazas reusables.
• Sustituir platos y utensilios desechables por lavables.
• Utilizar servilletas de tela para reemplazar las de papel.
• Utilizar baterías recargables.

Mantener y reparar los productos duraderos:

• Considerar enseres electrónicos con buenas garantías y utilizar las sugerencias de los fabricantes para la operación y el mantenimiento del equipo.
• Comprar artículos de alta calidad, especialmente los neumáticos.
• Reparar la ropa, los zapatos y otros artículos de uso diario.

Alquilar o compartir los artículos:

• Alquilar o compartir los enseres eléctricos de poco uso en el hogar.
• Compartir los periódicos y revistas con otras personas.
• Alquilar o compartir adornos de fiesta, mesas, sillas, centros de mesa, vajillas y cubiertos, entre otros.
• Compartir o regalar las herramientas que ya no se utilizan.
• Alquilar o compartir el equipo audiovisual de poco uso.

Vender o regalar las mercancías:

• Regalar o vender los enseres eléctricos y las herramientas que ya no se utilizan en el hogar.
• Regalar la ropa a organizaciones benéficas.

Volver a usar las bolsas, los envases y otros artículos:

• Reutilizar las bolsas de papel y plástico, así como los amarres de torcer.
• Lavar y utilizar los envases de vidrio y plásticos.

La Autoridad de Desperdicios Sólidos le exhorta a practicar la reducción y reusó como alternativas para conservar nuestro ambiente.

Papel

El papel y sus derivados se obtienen de las fibras de celulosa de los árboles. Los árboles son un recurso natural renovable muy valioso. Estos proveen recreación pasiva, producen oxígeno, y reducen el aumento y los efectos nocivos del bióxido de carbono al purificar el aire que respiramos. Los árboles, por medio de sus sistemas de raíces, estabilizan el nivel del suelo y la erosión del terreno. Además, proveen sombra, reducen los niveles de ruido y son importantes en el bienestar psicológico y físico de los seres humanos.

El papel que se recupera para reciclar puede utilizarse para prefabricar una gran variedad de papel. La recuperación de una tonelada de papel evita el corte de aproximadamente diecisiete (17) árboles medianos. El papel se clasifica en dos categorías, alta calidad y baja calidad.

Categorías:
Ø Alta calidad:
Papel de maquinilla, de fotocopias, de impresoras láser y computadoras, papel timbrado, de borradores y tarjetas tabuladoras, entre otros.

Ø Baja calidad:
Periódicos, papel en colores, revistas (sin brillo), cartón y cartapacios, entre otros.

En los Estados Unidos el periódico reciclado se usa para producir papel para nuevos periódicos. Productos como cartón corrugado o papel se usan para embalaje y empaque. Estos se colocan en columnas paralelas y se amarran para dar rigidez.

Proceso para la elaboración de papel reciclado:
1. El papel es recuperado y empacado en Puerto Rico y luego exportado a los molinos o fábricas de papel en otros países para completar el proceso.*

2. En el molino o fábrica de papel, llega el material dónde se mezcla con agua, como si fuera una licuadora, el producto de esta mezcla se conoce como pulpa de papel.

3. Se elimina el exceso de agua de la pulpa y se coloca en un molde.

4. El papel se pasa por unos grandes cilindros calientes para ser secado con una textura lisa y uniforme.

* El proceso de reciclaje de papel no se realiza completo en Puerto Rico.